ACTIVIDADES

GANADOR VI CONCURSO DE REDACCIÓN


El beber alcohol no es un juego.

El alcohol es una sustancia que está considerada como una droga y aunque hay muchas personas que hacen uso de él, no todas acaban sufriendo sus consecuencias, sí algunas de ellas pueden llegar a tener consecuencias fatales por consumirla de una manera exagerada. Pero esto es algo que no está en la mente de muchos jóvenes. Muchos de los adolescentes pueden considerarlo un juego, el beber alcohol, un juego con el cual intentan impresionar al resto de sus amigos, al resto de su pandilla y en bastantes ocasiones haciéndolo de una manera graciosa, son capaces de aguantar bebiendo lo que sea, con tal de impresionar al observador como si de un juego de consola asociado a su diversión se tratase.

Intentan eso, llamar la anteción del espectador.

Y a mí, lo que me llama la atención es que muchos adolescentes jueguen con estas sustancias lo mismo que con un videojuego, sintiéndose muchas veces el protagonista que desarrolla la acción envidiada por todos, que sufre todo tipo de dificultades y de adversidades y al final sale victorioso y sobre todo haciéndole pensar que puede entrar cuando él quiera, estar todo lo que quiera de su tiempo libre y salir como si nada hubiera pasado. La realidad es otra, ya que el consumo de alcohol no es un juego del que se sale tan fácilmente y sobre todo cuando tú lo deseas, después de haber pasado mucho tiempo bebiendo.

A estas edades a los chicos y chicas nos atraen mucho las cosas prohibidas para nuestra edad, y por eso el consumo de alcohol, también lo hace. Este consumo, sabemos que está prohibido hasta los 18 años, lo mismo que su compra, aunque la realidad es diferente y vemos cómo es muy fácil que podamos comprarlo y consumirlo, cuando queramos.

Puesto que siempre hay gente dispuesta a hacer negocio con clientes como nosotros y no cumplir la ley, ya que lo prohíbe, vendiendo alcohol a personas que no debería hacerlo, lo mismo que hay gente mayor de 18 años que hace muy poco tiempo no podía comprar alcohol y por ser ya mayor de edad se ofrece en algunos casos a comprarlo para otros que todavía son menores.

La creencia más compartida entre los diferentes grupos de jóvenes, tiene que ver con la asociación, según su opinión, entre el consumo de alcohol y las "consecuencias positivas" que éste ocasiona. Entre éstas destacan: la alegría que te da, la euforia de esos primeros momentos, la superación de la natural timidez de algunas personas jóvenes o el retraimiento ante situaciones nuevas o desconocidas, o por la mejoría del estado de ánimo, etc. Además de en otras muchas ocasiones de la posibilidad de diversión e integración dentro del grupo de amigos donde la mayoría consumen o llegar a formar parte de grupos más populares.

Además de que el alcohol proporciona a los jóvenes una serie de efectos o consecuencias positivas, y el chico o chica que lo consuma lo interpreta como un beneficio. Y de manera inmediata, un beneficio rápido, siempre parece que atrae más. Estos efectos se convierten en los motivos del comienzo del juego del consumo. La juventud, no cree que dicha sustancia tenga efectos negativos, por eso lo consumen aunque sólo sea ese consumo durante el fin de semana. Por eso anticipar los "efectos positivos" y no las verdaderas consecuencias negativas, conlleva a que se produzca un mayor consumo social.

Esta consideración positiva hacia el alcohol, hace que se considere al mismo como algo socialmente aceptado y de amplia difusión, lo que hace que los adolescentes, en un amplio porcentaje, no valoren el alcohol como una droga y no consideren su consumo como puerta de entrada hacia la adicción a otras sustancias, como podemos saber por la información que nos dan las personas que estudian estas cuestiones.

En resumen, los motivos principales que los adolescentes podemos usar para justificar el consumo de bebidas alcohólicas son:

    • Es un modo de "ponerse alegre".
    • Forma de búsqueda de afiliación, con imitación de conductas, con consumo que a veces se impone desde el propio grupo de amigos en el que se participa.
    • Presión social, a veces producida desde la publicidad.
    • Superación de la vergüenza.

Eso es lo que peinsa hoy en día un joven. Aunque la verdad es todo lo contrario.

Para los jóvenes el alcohol es la droga preferida. En realidad, los adolescentes consumen alcohol con mayor frecuencia y en mayores cantidades que todas las otras drogas ilícitas combinadas. A pesar de que la mayoría de los niños de entre 10 y 14 años no han comenzado a beber aún, el inicio de la adolescencia es un periodo de especial riesgo para comenzar a experimentar con el alcohol.

El alcohol va siempre de la mano de los jóvenes, ya que lo asocian siempre a la diversión hasta el punto que no necesiten beber alcohol para divertirse sino que lo hagan constantemente.

Los chicos que empiezan en una edad temprana tienen más riesgo de sufrir problemas de alcoholismo cuando sean adultos.

Para no entrar en este juego, hay que empezar a reaccionar pronto, a recapacitar sobre lo que estás haciendo y dejarlo, aunque no es fácil ya que en todas las fiestas, bares, discotecas, en fin en la diversión, hay alcohol, por eso para los alcohólicos les es difícil dejarlo porque es una sustancia que aunque esté legalizada es una DROGA, la cual se lleva millones de vidas por delante. Una forma de no caer en este juego, es educar a los niños de una manera que sepan las consecuencias que el beber alcohol a temprana edad les va a destrozar prácticamente la vida. Cuando alguien consume un cubata le cuesta 3 euros aproximadamente, eso es lo que la consumación les vale, ese cubata en un futuro les costará muy caro, ya no serán 3 euros, sino serán su vida o la de su familia.

Fdo: Ana

ALREX - Navalvillar de Pela - 2019 — Todos los derechos reservados
Creado y diseñado por J.A.M. Informática Copyright © 2009 info@jaminformatica.es
Optimizado para una resolución de 1024x768